Luis Mischke
José Raúl Andraca
Aguacate, Madruga. Cuba
El Ajedrez de ayer y de hoy

Imprimir

"No hay dudas de que hoy sabemos más que ayer. Las conclusiones fáciles de hoy no eran posibles ayer.
Sencillamente, sabemos más aunque aún nos quede mucho por aprender"

Hans Modrow
Hans Modrow
Político alemán, en su libro "La perestroika…"

El conocimiento del legado ajedrecístico, holgado de ideas fenomenales, así como la generalización de los fundamentos clásicos del juego, han constituido el “sustento”   básico para    la práctica en décadas anteriores (“el ayer”) y del informatizado ajedrez actual (“el  hoy”).

Steinitz vs Zukertort
Steinitz vs Zukertort

A todo esto contribuyeron, como es bien conocido (por mencionar algunos de los más notables),  las enseñanzas de Philidor, Morphy, Staunton, STEINITZ, Chigorin, Lasker, Tarrasch, Rubinstein, Capablanca, Nimzowitz, Alekhine, Reti, Botvinnik, etc. Todas las grandes batallas ajedrecísticas, sumado a esos inmensos “choques” generacionales e inter-generacionales – sobre todo a partir de la mitad del siglo XIX -, constituyen una fuente inacabable de sabiduría e inspiración para el perfeccionamiento  de jóvenes jugadores.

Capablanca vs Alekhine
Capablanca vs Alekhine

Los legendarios matches y partidas entre Morphy-Anderssen; Steinitz contra Anderssen/Zukertort/Chigorin o Lasker; este último contra su archirival TarraschCapablanca y su famoso match contra Alekhine; Botvinnik contra Smyslov/Bronstein o Tal; Petrosian contra el propio Botvinnik o Spassky, así como el “Match del Siglo” que enfrentó a  este último contra el genial Robert James Fischer; y finalizar recordando, la histórica rivalidad entre el gran Anatoli Karpov con Víctor “El Terrible” o contra el “sin par”: Garri  Kasparov.

Fischer vs Spassky
Fischer vs Spassky

Ahora bien, donde se hace evidente el disímil o compatible punto de vista que  tienen  los  jugadores sobre LA EVALUACIÓN DE POSICIONES y el DINAMISMO en el ajedrez, es precisamente con el genuino estudio de los “duelos” entre ajedrecistas veteranos de generaciones muy anteriores a la nuestra, o cuando se enfrentan los “Top” de la élite actual, o las partidas que enfrentan a fuertes GMs de diversas generaciones.

Kasparov vs Karpov
Kasparov vs Karpov

Intentemos comprender lo mencionado anteriormente, mediante ejemplos ilustrativos. Con el primero de ellos – una lucha entre dos destacadísimos veteranos -, procuraremos brindar una sencilla deferencia al fallecimiento reciente de un “guerrero”. En el siguiente ejemplo,  mostraremos al número 1 y símbolo del ajedrez actual, al Campeón Mundial M. Carlsen contra  un “”Top Ten”,  el grandioso jugador V. Anand - del cual  nos permitiríamos  llamarlo así -,   posee una formación ajedrecística “mixta”; y por último, e incluso más interesante aún, cuando median “espadas”, un curtido exponente de la vieja escuela posicional (máxima fortaleza: La formación y comprensión clasicista del ajedrez), contra un moderno jugador actual (máxima fortaleza: La era – a partir de 1985 – del uso de ordenador y del  Chessbase…):

Spassky vs Korchnoi
Spassky vs Korchnoi

Korchnoi, V (2567) - Spassky, B (2548) [E21]
Kalmukia, 2009
Defensa Nimzo-India

Ver en visor

1. d4 Cf6 2. c4 e6 3. Cc3 Ab4 (En “sus duelos”, Spassky siempre prefirió el Gambito de Dama) 4. Cf3!? b6 (Difiere la defensa “Ragozin” con 4…d5, y se encamina hacia la India de Dama) 5. Db3!? (Desde un inicio, fiel a su precepto: Originalidad e Iniciativa)  5…a5!?  [El modelo de jugador universal no desmerita en la lucha. Esta original respuesta – aunque  debilita b6 -, guarda bajo la “manga”   un agazapado truco táctico: Si 6. a3, a4! 7. Db4 ?? Cc6   8. Db5, Ta5!-+. Pero podríamos detenernos un poco en la otra jugada 5…c5, de la cual también Korchnói guarda gratos recuerdos:  I) 6. a3, Aa5 7. Ag5!, Ab7 8. e3, Axf3!? 9. gxf3, cxd4 10. exd4, Cc6 11. 0-0-0!,  Axc3 12. Dxc3, Tc8 13. Rb1, Ce4?! 14. fxe4!, Dg5 15. c5!, 0-0 16. Aa6!, Tb8 17. d5± Korchnói Polugaevski, Reykiavik, 1990. 6. a3, Aa5 7. Ag5!, h6 [J. Timman, en su match contra Y. Seirawan en Hilversum 1990, “probó” en una partida (5) posterior 7…Cc6?! 8. 0-0-0! (∆ 9.Cb5, 9. d5) 8…Axc3 ם 9. d5!, exd5? (9…Ae5! 10. dxc6, Ac7! 11. cd7+, Ad7 12. g3, De7 13. Ag2,  Td8=) 10. cxd5, Ae5   11. dc6, De7 12. cd7+, Ad7 13. e3!± 1-0 en 26 movidas]   8. Ah4!? Cc6?! (8…g5!? 9. Ag3,   g4 10. Cd2, cd4 ώ) 9. 0-0-0!, Axc3 10. Dc3, cd4 11. Cd4, Ce4!? (11…Cd4 12. Td4, Aa6 13. e4±) 12. Dh3!, DC7 13. Cb5±, De5 14. De3!, f5 ם 15. f4, Db8 16. g4!, 0-0 17. Ag2, d5 18.  gf5, ef5 19. Ae4!, fe4 20. cd5+-, Aa6 21. Cc3, Ca5 22. d6!, Cc4 23. Dd4 1-0 Timman -Y. Seirawan en Hilversum (3) 1990  Y como siempre, Kasparov resolvió todo esto: 6. a3, Axc3! (Conservando el espíritu del creador de esta altanera defensa) 7. Dxc3, 0-0 8. g3!?, cd4 9. Dd4 (9. Cd4, Ab7 10. Cf3, d5=) 9…Cc6 10. Dh4, Ab7 11. Ag2, Tc8! 12. Ad2, Ca5! 13. Aa5, ba5 14. b4!?, Dc7! 15. c5, d6!  0-1 (41) M: Gurevich – G: Kasparov  Linares, 1991] 6. Ag5 Ab7 7. e3 h6 8. Axf6 (Ya aquí observamos un rasgo del juego clásico. Se prioriza El Desarrollo aún a costa de ceder la pareja de alfiles. Un jugador  “moderno”…casi  siempre  prefiere mantener la tensión con 8. Ah4) 8…Dxf6 9. Ae2 d6 10. 0-0 (Los jugadores como Korchnói, le dan mucho valor al juego concreto en la apertura. Se amenaza Cb5 con ∆ a3…por lo que las negras deben capturar Axc3, y no se pierde tiempo con a3) 10…Axc3+ 11. bxc3 (Se ha insistido en que esta lógica jugada – aunque crea peones doblados en la columna c – responde al hecho de presionar por la columna b al débil peón en b6. Spassky se encargará de demostrar, que todo esto no es tan eficaz) 11…Cd7 12. Da4!?  [Al parecer, Korchnói cifraba la esperanza en    que las negras no pueden contestar 12…De7 por 13. c5!? bc5 (13…dc5 14. Ce5!) 14. Ab5!, y   ya no es posible el enroque del negro] 12…Re7! [Este tipo de jugada tan fuerte, es lo  que  distingue a “un grande”…del común de los jugadores. Sencillamente, se conserva la rectitud estratégica de la posición – a pesar de despedirse del enroque -, y mantiene a la dama negra     (junto a la acción del alfil de b7) en su tarea de presionar en el flanco rey blanco… ¿Qué hace  ante esto, un jugador tan potente como “El Terrible”?: Realizar nuevos cambios de piezas para conservar el equilibrio…] 13. Tab1 Thd8 14. Cd2 Rf8 15. Af3 Axf3 16. Cxf3 De7 17. e4 e5 (¡Clasicismo en su más puro estado: LA LUCHA POR EL CENTRO!) 18. Tfe1 Rg8 19. Dc6 Cf6 (Es notable que  existe una igual proporción en la “balanza”…Las blancas tienen ventaja de espacio y mayor actividad, pero poseen la debilidad de sus peones doblados en la columna c. Korchnói fiel a su estilo insaciable, se “lanza” a una ruptura central) 20. c5 Dd7! 21. Dxd7 Cxd7 22. cxd6 (A  22. c6?!, Cb8 25. d5, Ca6...) 22…cxd6 (Ambos bandos tienen debilidades. Las blancas, aunque ya no tienen peones doblados, sigue siendo débil el de c3. Por su parte, es evidente lo propio en el campo negro con el peón de b6) 23. g3 Tac8 24. Te3 Tc7 25. de5 de5 26. Rg2 Tdc8    [Como es bien conocido aquí, Spassky ofreció tablas al valorar acertadamente un equilibrio posicional, a lo que Korchnói, como tantas otras veces de su “novelesca y cinematográfica” Vida dentro y fuera del tablero…continuó jugando sin contestar a la propuesta. Debe haber inquietado    a Borís, ya que jugó la desacertada…) 27. Td1 Cf6?! (Dudosa simplificación, y mucho más, contra uno de los  más grandes finalistas existido jamás…La técnica impecable en la realización   de una ventaja – con el paradigma del “Bobby”-, constituye uno de los rasgos más distintivos de  los fuertes jugadores clásicos. Se debió jugar 27…Tb8 28. Ted3, Tbb7 con ∆...b5 ó 27…Rf8)   28. Cxe5 Txc3 29. Txc3 Txc3 30. Td8+ Rh7 31. f3± (Fuerte iniciativa blanca, y correcta evaluación del final; y eso en manos de “Víctor”…) 31…Tc2+ 32. Rh3 Txa2 33. Cxf7 Cg8?! (Cosa muy rara en Spassky, que siempre fue considerado un muy enérgico jugador. Cualquier medianamente fuerte jugador actual, hubiera contestado con la dinámica jugada 33…g5!?, con   la ∆…g4+) 34. Cd6 Td2 35. e5 a4 36. Ta8 b5 37. f4 ± (A partir de aquí, la ejecución es “modélica”) 37…b4 38. Txa4 b3 39. Tb4 b2 40. Tb7+- Tc2 41. Cf5! Rh8 42. Ce3 Td2 43. Cc4 Tc2 44. Cxb2 h5 45. Cd3 Ch6 46. Tb2 Tc7 47. Tb1 rinden  1-0

Carlsen vs Anand
Carlsen vs Anand

Carlsen, M (2823) - Anand, W (2817) [E21]
Bilbao, 2011
Defensa Nimzo-India

Ver en visor

1. d4 Cf6 2. c4 e6 3. Cc3 Ab4 4. Cf3 b6 5. Dc2!? Ab7 6. a3 Axc3+ 7. Dxc3 0-0 (La “otra” jugada es 7…Ce4, que utilizó en la novena ronda de este mismo torneo V. Ivanchuk contra el propio Carlsen, con resultado totalmente desfavorable) 8. Ag5 d6 9.  Cd2 [Aquí se evidencia algunos de los rasgos del ajedrez “moderno”: Darle prioridad al  logro de  alguna ventaja (pareja de alfiles), aún a costa de quedar retrasado en el Desarrollo, lo que para un jugador distintivamente tradicional, es algo casi “impensable”. Claro, todo esto…va unido a una profunda preparación teórica y control de riesgo deducido...] 9…Cbd7 10. f3, h6!?
[Insertar aquí la jugada 10…d5 (que frena e4), fue lo jugado por Leko contra Topalov (Morelia/Linares, 2006) al intentar lograr la paridad. Esta partida continuó: 11. e3,  Te8!?  (11…c5 12. cxd5, exd5 13. Ab5) 12. cxd5, exd5 13. Ae2, Tc8 14. 0-0, De7 15. Ab5,  c6 16. Aa4, h6 17. Af6, Cf6 18. Tfe1 y ligera ventaja  blanca] 11. Ah4 (Típico de lo “actual” en el ajedrez: MANTENER LA TENSIÓN lo más posible…) 11…Tc8 [Si se intercala primero 11…c5 12. e4, y ahora no  resuelve: I) 12…cxd4 13. Dxd4, Dc7 14. Ae2, Tac8 15. 0-0, Dc5 16. Af2, Dxd4 17. Axd4, Tc7 18.   b4 y Kasparov venció a Psajis (ICC, 1998) II) 12…Te8 13. Ad3, e5 14. d5, Cf8 15. Af2!, C6d7 16. Cf1, Cg6 17. g3, Df6 18. Ae2, Ce7 19. h4! Carlsen- Gríschuk, Moscú 2009] 12. e4 c5 13. Ad3 (13. d5?!, exd5 14. cxd5, Ce4!) 13…d5! (Esto denota una formación clasicista en el ajedrez. Con ventaja en Desarrollo, el negro se apresura en abrir el  centro…) 14. ed5 (Si 14. e5, Ce4!; y a 14. cxd5, exd5 15. e5, cxd4 16. Dxd4, Cxe5!) 14…ed5 15. 0-0, dxc4 [Krámnik jugó contra Kasparov (Linares, 1998) 15…cxd4 16. Dxd4, Cc5 17.  Axf6 (17. Af5!? Krámnik) 17…Dxf6 18. Dxf6, gxf6 19. Af5, Tcd8 = Krámnik] 16. Axc4  N  (Se había jugado anteriormente con 16. Cc4, cxd4 17. Dxd4, Cc5 18. Dxd8, Tcd8 en Van Wely – Leko, Wijk aan Zee, 2008) 16…cxd4 17. Dxd4 Cc5 18. Axf6 Dxf6 19. Dxf6  gxf6 20. Tfd1?! [Las blancas disponen de una mejor estructura de peones, lo que le da posibilidades   de luchar por el punto…y mucho más, si a esto se le suma la proverbial persistencia de Carlsen. Sin embargo, la torre aquí está mal colocada como lo demostrará Anand. Parece más natural la jugada 20. Tfe1] 20…Ca4! 21. Tab1 (Si 21. b3, Cb2!) 21…Tfd8 22. Ab5 Ac6 23. Ae2 Ad5 24. Cf1 Ae6 25. Ce3 f5 = y a pesar de que Carlsen siguió intentándolo, la partida terminó en tablas en 49 movimientos. ½-½

 

Marin, M (2518) - Moldovan, D (2430) [D27]
Rumania Equipos, 2004
Gambito de Dama

Ver en visor

1. d4 d5 2. c4 dxc4 3. e3 Cf6 4. Axc4 e6 5. Cf3 a6 6. 0-0 c5 7. Cc3 b5 8. Ab3 Ab7 9. e4!? (“Patente” y análisis profundos: Mijail Botvinnik) 9…cxd4 10. Cxd4 Ac5? 11. Ae3 Dd6 [Les dejo a continuación, los inmejorables comentarios del propio GM Marin, que nos ayudarán a apuntar las ideas y objetivos expuestos en nuestra conferencia: “Después de la partida, Moldovan confesó que había mirado esta línea…basándose  en  una  partida que un ordenador había ganado contra un GM. Este asunto tiene dos caras importantes.  Por una parte, parece impresionante el hecho de que un “simple” MI tenga una preparación teórica tan completa; es éste el efecto de la utilización del ordenador y de Chessbase. En los tiempos de Botvinnik, tal situación sería impensable. Por otra parte, estoy seguro de que antes de que los ordenadores fueran parte integrante de nuestras vidas, cualquier  MI se hubiera  dado  cuenta durante su preparación casera de que las dos últimas jugadas negras lo llevan inmediatamente al borde de un precipicio: Con el desarrollo incompleto, es sumamente riesgoso colocar las figuras en posiciones tan vulnerables… ” ¿Habría que agregar algo más, a esta sabia reflexión?... NO LO CREO] 12. Cd5! Cbd7
[Veamos las variantes: A) 12…exd5 13. Cf5, Db6 14. Axc5, Dxc5 15. e5, Ce4 16. Tc1, Db6 (controlando la casilla c7) 17. Axd5, g6 (17…0-0?  18. Dg4+-) 18. Axb7, Dxb7 19. Cd6+,  Cxd6 20. Dxd6, Dd7 ם 21. Dc5! ±; B) 12…Cxe4? 13. Af4+-; C) 12…Cxd5?! 13. exd5, Axd5 14. Cf5, exf5 15. Axc5!, Dxc5 16.. Axd5, Ta7 17. Tc1+-; D) 12…Axd4 13. Axd4,  exd5 14. e5+-]13. Af4 Ce5 14. Cf3! Cxf3 (14…Cfd7 15. Cxe5, Cxe5 16. Dh5±) 15. Dxf3  e5 16. Cf6+! Dxf6 17. Ae5!! Dxf3 18. gxf3 f6 19. Tac1 Tc8 20. Af4 Re7 21. Tfd1± (Se amenaza Txc5) 21…g5 (21…Thd8 22. Td8 no da esperanzas a las negras) 22. Txc5! gxf4 23. Tf5+- 1-0

 

Cuando se hable de perdón y amor a quien daño ha hecho, siempre es reconfortante recurrir a las aleccionadoras anécdotas y vivencias de La Madre Teresa de Calcuta:

Teresa de Calcuta
Teresa de Calcuta

“En los años del gobierno de Enver Hoxha, la Madre Teresa había solicitado visitar su Albania natal, permiso negado varias veces sin razones convincentes. Cuando su madre enfermó se hicieron gestiones humanitarias para que la viera antes de morir. La entrada a su país de Agnes Gonxha, su nombre antes de hacer los votos en 1937, fue negada nuevamente.  La madre murió,  y también el señor Hoxha en 1985.

Al fin de visita a Albania varios años después, la Madre Teresa fue a la tumba donde estaban los restos de su mamá para depositarle las flores que hubiera deseado darle en vida. Al llegar al cementerio uno de los acompañantes comentó que allí estaba enterrado Hoxha, el hombre que había impedido su regreso a la Patria y ver a su madre viva por última vez: La Madre Teresa primero pidió ir al sepulcro de Hoxha y sobre la tumba dejó las flores que eran para su  mamá.”

Alguien me dijo cierta vez que ni por un millón de dólares se atrevería a tocar un leproso. Yo le contesté: Tampoco lo haría. Si fuese por dinero, ni siquiera por 2 millones de dólares. Sin embargo lo hago de buena gana gratuitamente, por amor a  Dios”

Madre Teresa de Calcuta

Fuente: Revista "Palabra Nueva" (Mayo 2005. Extractos)

 

Doctor José Raúl Andraca
E-mail: jrperera@infomed.sld.cu
Septiembre 2016

Descargar PGN | Descargar PDF

TablaDeFlandes.com

IR A SECCIÓN JOSÉ RAÚL ANDRACA